LUXACIÓN DE HOMBRO

Lesión que se produce cuando la cabeza del humero se sale de la cavidad glenoidea. Es una luxación más frecuente en el ser humano. Se puede producir a cualquier edad, aunque tiene mayor incidencia en el género masculino entre la segunda y tercera década de edad.

En el anciano el mismo traumatismo provocaría una fractura del cuello del humero mientras que en un niño provocaría un desprendimiento epifisario.

Luxación anterior

Es la más frecuente

Mecanismo de producción: Abducción y rotación externa de brazo o caída con rotación interna del tronco y mano fija en el suelo.

Clínica:

  • Dolor
  • Actitud de sujeción del brazo y codo
  • Deformidad
  • Signo del hachazo
  • Impotencia funcional
  • Resistencia elástica al intento de movilizar

Tratamiento: Se realizará una reducción ortopédica e inmovilización en vendaje de Velpeau o Sling, se tratarán las lesiones asociadas y tratamiento fisioterápico para la recuperación funcional y sobretodo para la prevención de recidivas.

Luxación posterior

Más rara y a veces pasa inadvertida.

Mecanismo de producción: Rotación interna forzada (ataques epilépticos, crisis de tetania, a veces en ictus con hemorragias…) Asociación frecuente con fractura de troquín.

Tratamiento: Reducción ortopédica, inmovilización y tratamiento fisioterápico para la recuperación funcional.

Luxación inferior

Llamada también luxación erecta, en mástil o de Farabeuf. Son poco frecuentes y muy graves porque elongan el plexo braquial y siempre conlleva una rotura del manguito de los rotadores.

Mecanismo de producción: Hiperabducción forzada

Tratamiento:

  • En ancianos: Reducción e inmovilización.
  • En jóvenes: Intervención quirúrgica intentando la reparación de los tendones rotos y tratamiento fisioterápico para la recuperación funcional

Luxación superior

Excepcionales. Traumatismos de gran impacto, el desplazamiento cefálico está limitado por el acromion y potente ligamento acromiocoracoideo. Para producirse una luxación superior se tiene que producir una fractura de acromion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.